AQUI SE HACE HISTORIA

viernes, 10 de agosto de 2007

Soldado dominicano muerto en Irak no era ciudadano EU

NUEVA YORK.-El soldado del Ejército estadounidense de origen dominicano, Juan Alcántara, quien murió en Irak el pasado fin de semana, quería naturalizarse ciudadano de Estados Unidos, por lo que en octubre pasado cuando vino por una semana se llevó documentos personales que se requieren para hacer los tramites correspondientes.
La información la ofreció esta mañana su madre Maria Alcántara, quien en medio del llanto y la angustia, dijo también que los restos de su vástago serán traídos a Nueva York el próximo lunes para ser expuestos en la R.G. Ortiz Funeral Homes, localizada en el 4425 de la avenida Broadway casi esquina calle 189, en Washington Heights.
Se espera que eventualmente el Gobierno de los Estados Unidos le otorgue la ciudadanía norteamericana al uniformado que falleció en Irak, a donde había sido enviado por el Army hace un ano.
Maria explico que su hijo ingreso al Ejercito estadounidense tan pronto termino sus estudios secundarios en la escuela Edgard Reynolds West Side, localizada en la calle 135 de Manhattan y no tuvo tiempo de iniciar los tramites para naturalizarse norteamericano.
"El me pidió los papeles en estos días para la ciudadanía. Cuando el vino por un semana en octubre se llevo todos los datos", manifestó.
Anteriormente para un inmigrante enrolarse en instituciones castrenses de Estados Unidos tenían que haberse juramentado como ciudadanos de esta nación, donde se abolió el servicio militar obligatorio hace muchos anos.
Sin embargo, unidades de reclutamientos de jóvenes para ingresar a los cuerpos armados norteamericanos (Ejército, Fuerza Aérea y Marina de Guerra, entre otros) realizan sus labores para incentivar a estudiantes de escuelas públicas y colegios privados para que se decidan por pertenecer a alguna de esas instituciones.
Los reclutamientos van dirigidos con mayor énfasis hacia los hispanos y miembros de otras etnias de las minorías establecidas en territorio norteamericano.
Sobre el funeral de su hijo Juan, de 22 anos, Maria dijo que en principio se tenia pensado llevar su cadáver en Santiago, Republica Dominicana, para ser despedido por su bisabuela Librada Pena y otros familiares residentes en el país, pero luego se acordó gestionarle una visa humanitaria a Librada en el Consulado norteamericano para que viaje a Nueva York al velatorio.
Hoy se harían los arreglos con la R.G. Ortiz Funeral Homes para el funeral, según dijo la madre del uniformado que emigro a Estados Unidos desde el barrio El Ejido, Santiago, cuando apenas tenia unas 5 anos de edad.
Entre los más de 3,000 miembros de instituciones armadas de Estados Unidos que han muerto en Irak y Afganistán, hay unos 65 de Nueva York, entre ellos dominicanos y de ascendencia dominicana.